mar

mar
costas de colon

jueves, 21 de junio de 2012

Chiclayo


Este fue el destino más al norte que visite, y aun así quedo mucho por visitar. Salí hacia Chiclayo desde Trujillo con el interés de visitar la tumba del señor de Sipan y Lambayeque, pero en esta ocasión lo hice con mi amiga Yohana que conocí en Trujillo y que me acompaño y guio hacia Chiclayo, con ella conocí la chica jora, a pagar mas barato por los taxis y a no hablar en lugares claves para que mi acento Panameño no se percibiera y lograra precios de los locales.
Nuestro primer movimiento fue visitar el museo que contiene los restos encontrados del señor de Sipan, en él se mostraba todas las riquezas encontradas en la tumba y muchos otros detalles, lo único que no me agrado tanto fue el hecho de no poder fotografiar en el interior, ya que eran maravillas dignas de ser recordadas en el futuro. A diferencia de lugares como el Cusco aquí el turismo es realizado mas por personas locales que por extranjeros, en mi grupo donde me toco entrar era el único extranjero.
Nuestro segundo movimiento fue tomar un bus hacia Lambayeque, era un transporte pequeño pero que nos llevo una gran distancia por solo un sol (moneda peruana), y en Lambayeque tomamos un pequeño taxi estilo motocicleta modificada hasta el sitio arqueológico donde se despliegan una gran cantidad de estructuras de origen Moche. Un pequeño museo en la entrada y al fondo una montaña sagrada rodeada de pirámides de barro que parecen montañas erosionadas por diferentes arremetidas del fenómeno del niño, a primera vista no te parecen pirámides, pero una ves entras al complejo y subes las montañas y desde lo alto ves  sus formas geométricas que les delatan su origen humano. En los alrededores de estas una gran cantidad de desechos de conchas y otros animales marinos que revelan la rica dieta en mariscos que tenían los pobladores Moche, lastimosamente no se podía entrar a lugares en donde estaba algunos grabados de pintura en relieve de barro por trabajos de mantenimientos y restauración, pero se podía de lejos observar que los patrones de colores se mantenían muy similares a los vistos en la huaca del sol y la  luna en Trujillo.
Nuestro ultimo movimiento fue visitar el Museo Arqueológico Nacional Bruning, llamado así en honor a un extranjero que se enamoro de la región y que realizo importantes estudios en el área y levanto mucha información tanto fotográfica como datos e información de las culturas que aquí habitaron. Este museo es una maravilla, te permiten fotografiar el interior, o al menos ese día si, contiene momias de origen Moche, alfarería de origen Chimú, cultura que logro dominar la zona posteriormente al periodo Moche entre otros. Llama mucho la atención la exposición de piezas de láminas de oro que tienen, mascaras, pendientes, brazaletes, distintos adornos del vestuario etc, una demostración de la gran capacidad técnica en la orfebrería de estos pueblos, además de su habilidad textil que también es representada. Sin más que decir aquí las imágenes, más de ellas las puedes encontrar en:










































No hay comentarios:

Publicar un comentario