mar

mar
costas de colon

lunes, 26 de diciembre de 2011

Hacia Aguas calientes (ó Aguascalientes)

Una de las primeras cosas que pretendí hacer una ves estuve en cusco fue  visitar Machu Pichu, pero hacerlo incluye realizar una serie de procedimientos que aquí resumo. Primero que nada se necesita una entrada a la ciudadela, y la puedes  adquirir localmente en cusco (esa fue mi opción) o lo haces desde internet en una página gubernamental, si lo haces en Cusco solo tendrías que preguntar por el lugar donde venden los tickets de Machu Pichu y la gente te responderá, o un taxista te llevara directamente al lugar, presta atención que es una entidad gubernamental la que te vende el ticket, y más nadie lo puede hacer. Puede que las agencias de turismo te vendan el ticket, pero eso es una reventa y algunos sacan algo de ganancia de esa reventa. Otras de las cosas que necesitas es el ticket del tren que va desde Ollantaytambo a Aguas calientes, el cual lo puedes comprar en las instalaciones que están al frente de la plaza de armas, o lo puedes comprar en Ollantaytambo (es preferible comprarlo desde Cusco ya que es ligeramente más caro hay). Estas son las cosas 100% necesarias que necesitas tener desde Cusco para no tener problemas para visitar Machu Pichu.

Mi itinerario para visitar Machu Pichu consistía en lo siguiente:
  • ·         Salir de cusco hacia Ollantaytambo a eso de las 9 de la mañana
  • ·         Salir de Ollantaytambo hacia Aguas Calientes en el tren de las 12
  • ·         Recorrer el pueblo en horas de la tarde
  • ·         Pasar la noche en Aguas Calientes
·         Subir al día siguiente al Wayna Pichu, recorrer la ciudad de Machu Pichu y volver a Cusco
Al salir de Cusco fui una estación llamada Los Pavitos, de la cual salen los buses hacia Ollantaytambo y que les suelen llamar “Combies”, el costo total son unos 10 soles y utilizan la ruta que pasa por Maras y llega hasta  Urubamba antes de arribar a Ollantaytambo. El camino es algo pictórico, puedes ver la gente local arando sus campos y donde aún utilizan los bueyes para tal actividad, al fondo están las montañas con sus cumbres nevadas que aun señorean el paisaje, las casas de las personas, la mayoría son construcciones de adobe donde incluso algunas logran tener  dos plantas (niveles), y los árboles el 99,9 % de los que ves son eucaliptos. El paisaje se transforma y empiezas a descender un Valle y luego llegas a una ciudad, en ese momento has llegado a Urubamba.  Ya aquí el paisaje se transforma un poco, pero el aprovechamiento de la tierra no, durante todo el trayecto hasta el destino de “la combi”  podrás ver sembradíos de maíz y otros productos  a lo largo de todo el valle.

Una vez llegas a Ollantaytambo te quedas a esperar la salida del tren,  una opción es recorrer el pueblo, pero yo particularmente preferí dejarlo para otra ocasión ya que no valía la pena visitarlo a la carrera, era algo que necesitaba tiempo y efectivamente vale la pena visitar a ollantaytambo exclusivamente durante un día, y es algo que explicare en otra entrada.
Una de las dificultades que tiene viajar a las 12 del día en la clase turística es la gran cantidad de sol que recibes (los extranjeros están destinados a viajar en esta clase a menos de que seas Peruano puedes escoger otra clase más económica). Los vagones de esta clase tienen amplias ventanas (cosa que se agradece) pero el techo también las tiene, entonces el sol atraviesa el techo y te cae directamente sobre ti y será así durante todo el trayecto.   El viaje en tren es una bonita etapa, se bordea el rio se cruza al lado de empinadas montañas, se logran ver restos de andenes y algunas ruinas y el paisaje se transforma a algo más tropical debido a las menores alturas y la mayor humedad.
Una vez llegas a Aguas Calientes y te diriges a la salida de la estación veras una multitud de personas esperando, llegas a preguntarte si en el tren venia alguna celebridad, pero no es así, son negociantes ofreciéndote hospedaje a diferentes precios, 20, 30 40 soles…. Una infinidad de precios donde se aconseja no decidirse hasta ver si físicamente el lugar cumple con tus requisitos básicos  para ser admitido como una estancia. Bajo mi punto de vista no es necesario reservar ya que si lo haces los costos serán más altos ya que no tienes la oportunidad de estar presente y recibir las ofertas de los demás (lo que hace muy competitivos los precios).  Generalmente es poca la información sincera que escuchas de Aguas Calientes ya que es un pueblo de paso y por lo tanto los hoteles y hostales trataran de sacar el mejor provecho económico del turismo. Algunos dicen que Aguas Calientes es caro y que necesitas reservar, yo digo que no es cierto, podrás encontrar hostales accesibles incluso sin haber reservado pero  la comida si es un poca más cara ya que hay no se produce y todo es traído del exterior.  Tal vez porque pasé en temporada baja no tuve problemas con el hospedaje, lo cierto es que es mucha la oferta, incluso para los de gustos más refinados INCATERRA tiene un hotel de su línea cuyo costo son 800 dólares la noche.
 
Ya bien entrada la tarde al recorrer el pueblo te das cuenta que no es más que una pequeña ciudad sin automóviles. Pequeñas calles peatonales te dirigen a cualquier esquina con restaurantes de todas las categorías, lugares que venden artesanías, libros, letreros y una gran variedad de personas de todas las razas y países pernotan en Aguascalientes algunos esperando el día siguiente para cumplir su propósito del viaje, otros esperando el tren de las nueve para regresar a Ollantaytambo y luego al cusco luego de haber cumplido uno de sus sueños de viaje.






















No hay comentarios:

Publicar un comentario